Again and again and again…

“Who’s gonna walk you through the dark side of the morning?
Who’s gonna rock you when the sun won’t let you sleep?
Who’s waking up to drive you home when you’re drunk and all alone?
Who’s gonna walk you through the dark side of the morning?…” (Kygo – It ain´t me feat. Selena Gomez).

Shit, I really love this song!

 

 

Advertisements

Beautiful day

Ya van cinco días que estoy en casa enferma, con una “influenza leve” o sea un poco mal pero no tanto, pero lo suficiente como para hacer un par de cosas y sentir que pierdo todas las fuerzas, o que si hablo sólo un poco con alguien mi voz comienza a quebrarse, no puedo respirar bien y me da ataque de tos.

El cuerpo ya no duele como en los días anteriores pero si tengo fiebre por momentos. Y ni qué decir de mis sinus que tienen una sinusitis leve, crónica diría yo. Esto último ya lleva varias semanas y no sé qué hacer para deshacerme de ella. Paciencia. Es sólo viral.

Y el sol brilla. El cielo se ha abierto, las nubes se mueven y dejan ver un hermoso cielo azul y dejan pasar esos rayos fuertes de sol que cuando estás congestionada no hacen más que fregar. Molestar. Joder! La sala se calienta, el sofá ha pasado a ser la extensión de mi cama. Y si hay un único placer estando así, un poco mejor, es poder escuchar música a volumen un poco alto, cosa que no hacía hace un par de años desde que nació el crío. Aunque pensándolo bien, habría ya que ir “domesticándolo”, enseñarle que la buena música se escucha así.

Nunca voy a olvidar lo que alguna vez nos explicó mi profesor de Apreciación Musical en la universidad, claro él se refería a la música clásica pero música buena la hay en todos los géneros. El decía: ” si no vas a escuchar la música a volumen alto mejor no la escuches!”.

Y tenía toda la razón. El efecto, las sensaciones, las emociones son otra cosa a unos 43 db en el indicador del Bose de la sala que a unos 21 db! Así que aquí estoy pero ya me está dando fiebre otra vez. Será que el volumen también me da fiebre?

Y por qué coños es un día bonito? No, no lo es. Es la canción de U2. Y como hace tanto no la escuchaba, se me puso la piel de gallina ya no se si por la fiebre/escalofríos o por lo que esa canción produce en mí. Sencillamente decidí escribir un post de mi patético estado y dedicárselo a mi hermana que acaba de ser madre otra vez. Porque si a mi me gustó U2 en algún momento de mi vida, fue por culpa de ella que los escuchaba dando vueltas como trompo loco en la sala de la casa de mis padres. Porque esa canción siempre me recordará a ella, y ok a mi también en años mozos. Y ese viaje a Madrid solas las dos en dónde creímos haber visto a Bono a tan sólo un metro de nosotras. A su amor por Larry Mullen, ok a mí también me gustaba pero a ella más.

 

Me recordará cuando descubrimos que las tomas de foto de ese CD y el video de la canción fueron hechos en Paris Roisy Charles de Gaulle. Para los que no lo saben, es el aeropuerto de nuestro adorado Paris.  Y que casi nos desmayamos al descubrirlo. No sé por qué! Quizá por la absurda idea de jovencitas locas por una banda, y de que la misma haya grabado en el terminal F (creo, ya no recuerdo) donde solíamos esperar los vuelos a Lima? Quizá sólo porque desde muy chiquitas, y la culpa de eso la tiene nuestra madre, amamos Francia casi tanto como a Perú. No lo sé.

Esa canción también me trae a la memoria una mañana en una casa donde viví con un ex. Me había regalado ese CD como uno de los regalos de navidad y yo escuchaba la bendita canción a todo volumen, ahí si no a 43 db sino sabe Dios a cuántos más, tanto así que su hija entró a mi cuarto y me dijo: hey Ceci, you really like this song! 🙂

Ok lo admito, no era sólo el volumen sino el constante “repeat” del cd player. Era verano, diciembre, Lima, 2002. Debo admitir que esa canción también me recuerda mucho a ella sólo porque alguna vez ella me dijo que esa canción le recordaba a mi.

Ahí está!

Lindos recuerdos! Suficientes como para hacer de este día soleado que me atormenta, un día precioso. Con mocos, tos y fiebre.

De Tidal a Spotify

A ver, para los que no saben, Tidal es como Spotify, la competencia. Hace miles de años tenía Spotify, cuando era gratis o sea, hace mucho, mucho tiempo. Y luego me pasé a Wimp porque como era noruego, quería apoyar la empresa noruega. Siempre yo tratando de apoyar lo local.

Así he estado los últimos años, fiel a Wimp que este año pasó a ser Tidal, acá en Noruega, no sé cómo será en otros países. Pagando mis 99kr cada mes para que pueda escuchar todo lo que quiera y cuando quiera.

Hasta que un día, el señor Bravo me pone una canción bastante extraña, de esas que le suelen gustar a él y yo le pregunto cómo es posible que consiga acceder y conseguir música tan especial y buena! A lo cual me responde que, Spotify le sugiere de acuerdo a sus gustos, nuevos artistas o canciones del tipo de las que él suele escuchar. Eso no hacía Tidal conmigo! O sea, yo tenía mis top listas que ellos hacen pero tan personalizado no lo es, al menos aún no lo he descubierto y si lo tienen ya es muy tarde. Después entenderán por qué, aunque con el título ya lo deben sospechar.

Si, exacto! Eso! Acabo de volver a Spotify! Ya transferí mis listas de música a Spotify y espero que me venga con buenas sugerencias. Pero, en esto de organizar mi nuevo music stream me di con la super mega sorpresa de que Spotify realmente te encuentra la música que tenías desde el año del ñangué, o la que tienes en iTunes o quizá hasta las que tienes en CD´ s en el ático de tu casa! Porque en esta depuración y organización de canciones he encontrado canciones de hasta hace 12 años atrás! Canciones incluso hechas por el señor Bravo que me componía (las serias y las graciosas). Y realmente ha sido una muy grata sorpresa. Canciones de mi época en El Comercio que me recuerdan a Paola, o cuando ella cantó en el Tayta y me envió el audio! Canciones que el señor Bravo y yo grabábamos en nuestro mini estudio improvisado de la casa. Tantos recuerdos!

Así que la canción/video de la noche (quizá no debería tener un blogg sino un video blogg!) es ésta… “She is so beautiful” de Mike Scott.

Gracias a ti. Por enviármela en un cd, porque realmente estabas tratando de decirme todo eso pero a través de una canción y yo? Yo sólo lo presentía aunque no lo podía creer.

Y aquí estamos. Doce años después! A ti, esta canción.

 

 

Acuario

Hoy hemos ido de paseo al centro en familia. Me he repetido constantemente, lo que muy sabiamente, le dijo un profesor de foto a una de mis mejores amigas: la fotografía digital hace que tomemos fotos por gusto, hasta demasiado. No son sus palabras textuales pero algo así. Y que hay que ser un poco más estrictos y realmente tomar cuando de verdad vemos algo, entonces hay que estar alertas.

Ha sido difícil. Ha sido difícil no tomar la misma foto de siempre, cliché diría yo, y entrenar al ojo. Como cuando comienzas a correr y te cuesta mucho, igual. No he tomado muchas fotos y, mientras caminábamos, ya iba editando. Borrando lo que no me gustaba, siendo estricta.

Resultado: vine a casa con 6 series de fotos, de las cuales, la única que rescato es ésta.

Sombras en el suelo del acuario de Bergen. Me gusta el reflejo de la luz en el cemento, en las piedras. Tengo otra serie del mismo tema pero, no me gusta, quizá si las vuelvo a ver otro día me anime a subirlas. Por ahora es sólo ésta. A mi me encanta.

Vogue, The Editor´s Eye

Vogue, The Editor´s Eye. Photo by Annie Leibovitz.
Vogue, The Editor´s Eye. Photo by Annie Leibovitz.

Acabo de ver este documental en HBO, Vogue The Editor´s Eye y, como siempre que veo buenas fotos, me quedo con esa sensación de querer ver más y salir a tomar fotos.

Inspiración! Uno necesita inspiración! Y vaya inspiración la que se encuentra aquí, con tremendos fotógrafos y editores famosos por su trabajo y genialidad, como la misma Anna Wintour las describe.

Ya tenía semanas pensando qué libro compro para mi mesa de centro. Son lindos mis libros pero necesito más. Cuando los lees u hojeas después de tiempo, qué felicidad! Es como descubrirlos por primera vez. Hay tantas fotos de las que te has olvidado, que causaron impresión, que te juraste recordar pero no, pasan los años y te olvidas.

Voy a “redescubrir” el de Paris. Pero necesitaba otro. Insegura, si debería ser de interior o no, de moda o no. De pura casualidad vi éste documental por los 120 años de la revista Vogue (la cual coleccionaba hasta hace poco más de un año), y así encontré la respuesta.

La foto final en el documental es ésta primera. Tomada por Annie Leibovitz a las editoras de moda de Vogue en el transcurso de su historia, las que sobreviven claro, la más anciana tiene casi 100 años en la foto y Lady Gaga le parece fea, nada sexy y no sabe si lo que ve es un hombre o una mujer.

Cuando vi ésta foto de todas estas genios reunidas pensé: QUIERO tener esa foto!
Sabes Dios cuánto cueste!

Pues ni modo, el libro!
Tadaaaaaaa! respuesta a qué libro compro ahora?

And it´s on its way from London to me 🙂