Me arde


Me arde, me quema, me duele todo el cuero…

Últimamente ando bastante “calamarosa” (nuevo término definido por mí, el cual sólo significa que ando escuchando como una pava a Calamaro y de paso, hecha toda una estúpida), increíblemente calamarosa. Recordando aquellos anhos maravillosos que, en realidad, no fueron tan maravillosos.

Calamaro es para mí el 97, creación fotográfica, Pepe, si, Pepe, es Carmen, es yo caminando con mi walkman sony azúl que compré en el duty free de Bogotá camino a Paris. Y en él no sólo tenía Angie, sino también al “brother” como le solíamos llamar Carmen y yo: Calamaro.

Cuero raro, quizá por ser cagón, creído, flaco, pelucón, increíblemente inteligente, protector de su vida privada a morir, fumón, poeta, grande! el ché, el brother era lo máximo. Y si, nosotras todas hippies, o al menos, tratando de serlo, lo adorábamos; bueno aún lo idolatramos.

Y sí, en esa época yo era flaca. Y tenía a un huevón que me leía poemas así como lo hace el brother en su video. Me llamaba y me leía a Benedetti, y así se nos pasaba fácil unas dos horas. Y yo pensaba: que me quiere decir con ésto.

Y cuando lo pude besar, no lo hice. No. No me gustaban sus manos, ni me gustaba como llevaba los pantalones. Era gay? era bi? qué se yo. Pero su cara, su mirada y su voz leyéndome a Benedetti eran la cagada.

Y si, yo era hippie. Pensé que podría ser hippie. Aunque mi primer porrito llegara muchos, muchísimos anhos después.

Calamaro es el cuarto oscuro de foto dónde veía nacer a mis bebés, como solía decirle yo a mis fotos. Verlas nacer era verlas volverse positivos osea fotografías. Calamaro es ese cuarto, es esas manhanas de 2 ó 4 horas ampliando fotos con buena música y con buena companhía: Pepe.

A veces, cuando veo aquella foto mía en blanco y negro que me tomó Pepe, me pregunto que chu será de su vida?! Recuerdo que se casó con su eterna y amada Claudia, quizá hablamos por teléfono unos anhos después de ese 97. Yo estaba casi convencida de que me suba a su parapente y me diera un paseo. De ahi? una vez en el chat del yahoo y nada más. Después de eso, se desapareció, se lo tragó la tierra. Dónde estás?

Estaba hablando con la hermana de una chica colombiana, dormían en camas separadas…

Me arde, me está quemando, estoy disimulando…

Trece anhos después siento estas palabras clavarse en mi cuerpo, incrustarse, desgarrarme, 13 anhos después me arde, me duele todo el cuero.

Que pasó con la hippie que una vez traté de ser (por una semana) usando el mismo jean, juergueando en Barranco con Lipi y companhia, tratando de besarse con un sin fin de fracasos porque siempre había alguien que me cagaba el momento, y al día 7 me di cuenta del asqueroso olor que venía de ese jean sucio, usado sin parar habiéndome sentado en todas partes, si! hasta en Barranco! , apestaba a marihuana sin haberla fumado por lo cual llegué a la “sabia” conclusión que ser una hippie de verdad no iba conmigo.

Y en qué me he vuelto? en una vieja burguesa que a sus 34 escucha a Calamaro y le dan unas ganas locas de salir así como está vestida en éste mismo instante: túnica lila, chalina de algodón suave de color blanco, jeans recontra tighs, botines, ponerse un abrigo y largarse a algún hueco bohemio en el centro, tomarse unas copas de vino con alguna amiga, mientras me fumo un cigarrito y no un porrito… cruzar miradas con algún tío pero eso, nada más.

Burguesa.

Es eso lo que soy?

Una maldita burguesa de la única clase narniesca. La cual antes de mudarse acá, no pensaba tanto en los bienes materiales, en la casa del vecino, en la ropa de la vieja que recoge a la ninha de la escuela, en lo ricos que son los tíos delante mío en éste estúpido musical pero que a diferencia de muchos otros ricos narniescos, éstos delante mío tienen haaaaarta clase y hartos modales y se nota a leguas que cagan plata.

Si, en qué me he convertido? en la que mira disimuladamente a estos ricos la marca del pantalón (Sand, ok no está mal pero mi esposo tiene un genser Givenchy ahorita mismo y la camisa es Ralph Lauren), y la marca del genser… parece Polo, pero quizá es sólo Jean Paul… pero no llego a reconocer el logo porque no hay mucha luz en éste “auditorio”. Y el anillo de la vieja de su lado, qué grande! qué caro! ya sé que no todo lo que brilla es oro pero conho! éste sí que se ve caro. Pero lo que más me gusta es el vestido-túnica que lleva puesto, bien Noa-Noa y su corte de pelo como de una típica parisina:), y tanto el esposo como el cunhado vestidos casi igual… casi igual a mi esposo también, y el corte de cabello de la hermana de Henriette, divino! un bob bien francés como el de “Martine fait ses courses”… osea bien francés!

En eso me he convertido? es eso lo que quiero ser? Cómo aún a mis 34 no puedo definir quién soy! Soy esa mezcla, de esa fresa de mierda que trata de ser hippie. Una hippie fresa! como la vieja delante mío con el vestido al estilo Noa-Noa, botas y bolso color natural: Sencilla.

El problema es que la nena es linda pero buena gente.

Me arde, me está quemando, estoy disimulando…

Me arde, si, me quema, creer que no vas a volver.

Quién no va a volver?

Si, me arde, me quema, saber que no voy a volver.

Advertisements