La vie en rose (Louis Armstrong version) en tres actos


Primer acto:

Ella tiene más o menos unos 15 anhos, quizá hasta menos. Él parece de 10! Lo cual no significa que lo sea, quizá tiene 14. Pero ella debe ser mayor que él. Él es chato, ella es más alta y bonita que él. Pero el la besa tan lindo! La besa sólo con la punta de los labios, como los primeros besos cuando uno es chico. Ésto me hace pensar que quizá es su primer beso, pero por la actitud de ella, no creo que sea así. Se besan y él le dice adiós y corre hacia su amigo para alcanzar el bus.

Te acuerdas de tu primer beso?

 

Segundo acto:

Ella está sentada en el café que tanto le gusta a él. Su falda y pantys de lana la abrigan bien. Hace frío, el otonho se confunde con el invierno estos últimos días. Se alistan para salir, parten. Al salir, sólo se ven los árboles, los faroles, no hay nadie en el parque, las bancas están desiertas. Aún tienen vida las plantas, aún no se han caído sus hojas. El cielo es oscuro; y ella le comenta a él que siente como si estuviera en New York. Que la culpa la tiene la voz de Louis Armstrong. Suspira y piensa que la vida es más que perfecta.

 

Tercer acto:

Una pareja joven junto con sus dos perros, un labrador retriever y un gordon setter, lanzan pedazos de pan en la laguna. Los patos se acercan y disfrutan del banquete de una noche fría de otonho. Ambos canes quieren lanzarse al agua tras los patos. La pareja sigue tirando migajas o pedazos de pan. El retriever parece sonreir ante la visita de tantos patos a la orilla. Ella pasa del lado de la pareja y sonríe. Suspira y piensa: ah! La vie en rose.

Advertisements