Ain’t it good to be alive? …You can’t say we never tried…


……

Hasta recuerdo el walkmal Sony azúl que tenía y el cassette donde la tenía.

Caminaba por Paracas, en el muelle del hotel. Tenía 17 años y me enamoré.

Nos enamoramos.

 

Yo la chica fea, tímida e insegura. Tú, el chibolo rubio de ojos azúles.

 

Ambos con nuestras familias. Ambos tímidos. Sólo nos mirábamos. En todas partes. En el restaurant, en la piscina, en el muelle.

 

Sólo nos podíamos mirar.

 

Nos cruzábamos, nos mirábamos. Tú hablabas inglés.

 

Y la última vez que te vi fue ahí. En el muelle. Estabas con tu papá, yo estaba sola y seguro con un pucho.

 

Se fueron y me quedé mirando el mar. Debajo del muelle las olas golpeaban y junto con la oscuridad me moría de miedo.

 

Así fue la última vez que te vi.

 

Y el cassette: play, rewind, play, rewind, play, rewind… Angie.

 

Advertisements