Beautiful day

Ya van cinco días que estoy en casa enferma, con una “influenza leve” o sea un poco mal pero no tanto, pero lo suficiente como para hacer un par de cosas y sentir que pierdo todas las fuerzas, o que si hablo sólo un poco con alguien mi voz comienza a quebrarse, no puedo respirar bien y me da ataque de tos.

El cuerpo ya no duele como en los días anteriores pero si tengo fiebre por momentos. Y ni qué decir de mis sinus que tienen una sinusitis leve, crónica diría yo. Esto último ya lleva varias semanas y no sé qué hacer para deshacerme de ella. Paciencia. Es sólo viral.

Y el sol brilla. El cielo se ha abierto, las nubes se mueven y dejan ver un hermoso cielo azul y dejan pasar esos rayos fuertes de sol que cuando estás congestionada no hacen más que fregar. Molestar. Joder! La sala se calienta, el sofá ha pasado a ser la extensión de mi cama. Y si hay un único placer estando así, un poco mejor, es poder escuchar música a volumen un poco alto, cosa que no hacía hace un par de años desde que nació el crío. Aunque pensándolo bien, habría ya que ir “domesticándolo”, enseñarle que la buena música se escucha así.

Nunca voy a olvidar lo que alguna vez nos explicó mi profesor de Apreciación Musical en la universidad, claro él se refería a la música clásica pero música buena la hay en todos los géneros. El decía: ” si no vas a escuchar la música a volumen alto mejor no la escuches!”.

Y tenía toda la razón. El efecto, las sensaciones, las emociones son otra cosa a unos 43 db en el indicador del Bose de la sala que a unos 21 db! Así que aquí estoy pero ya me está dando fiebre otra vez. Será que el volumen también me da fiebre?

Y por qué coños es un día bonito? No, no lo es. Es la canción de U2. Y como hace tanto no la escuchaba, se me puso la piel de gallina ya no se si por la fiebre/escalofríos o por lo que esa canción produce en mí. Sencillamente decidí escribir un post de mi patético estado y dedicárselo a mi hermana que acaba de ser madre otra vez. Porque si a mi me gustó U2 en algún momento de mi vida, fue por culpa de ella que los escuchaba dando vueltas como trompo loco en la sala de la casa de mis padres. Porque esa canción siempre me recordará a ella, y ok a mi también en años mozos. Y ese viaje a Madrid solas las dos en dónde creímos haber visto a Bono a tan sólo un metro de nosotras. A su amor por Larry Mullen, ok a mí también me gustaba pero a ella más.

 

Me recordará cuando descubrimos que las tomas de foto de ese CD y el video de la canción fueron hechos en Paris Roisy Charles de Gaulle. Para los que no lo saben, es el aeropuerto de nuestro adorado Paris.  Y que casi nos desmayamos al descubrirlo. No sé por qué! Quizá por la absurda idea de jovencitas locas por una banda, y de que la misma haya grabado en el terminal F (creo, ya no recuerdo) donde solíamos esperar los vuelos a Lima? Quizá sólo porque desde muy chiquitas, y la culpa de eso la tiene nuestra madre, amamos Francia casi tanto como a Perú. No lo sé.

Esa canción también me trae a la memoria una mañana en una casa donde viví con un ex. Me había regalado ese CD como uno de los regalos de navidad y yo escuchaba la bendita canción a todo volumen, ahí si no a 43 db sino sabe Dios a cuántos más, tanto así que su hija entró a mi cuarto y me dijo: hey Ceci, you really like this song! 🙂

Ok lo admito, no era sólo el volumen sino el constante “repeat” del cd player. Era verano, diciembre, Lima, 2002. Debo admitir que esa canción también me recuerda mucho a ella sólo porque alguna vez ella me dijo que esa canción le recordaba a mi.

Ahí está!

Lindos recuerdos! Suficientes como para hacer de este día soleado que me atormenta, un día precioso. Con mocos, tos y fiebre.

De Tidal a Spotify

A ver, para los que no saben, Tidal es como Spotify, la competencia. Hace miles de años tenía Spotify, cuando era gratis o sea, hace mucho, mucho tiempo. Y luego me pasé a Wimp porque como era noruego, quería apoyar la empresa noruega. Siempre yo tratando de apoyar lo local.

Así he estado los últimos años, fiel a Wimp que este año pasó a ser Tidal, acá en Noruega, no sé cómo será en otros países. Pagando mis 99kr cada mes para que pueda escuchar todo lo que quiera y cuando quiera.

Hasta que un día, el señor Bravo me pone una canción bastante extraña, de esas que le suelen gustar a él y yo le pregunto cómo es posible que consiga acceder y conseguir música tan especial y buena! A lo cual me responde que, Spotify le sugiere de acuerdo a sus gustos, nuevos artistas o canciones del tipo de las que él suele escuchar. Eso no hacía Tidal conmigo! O sea, yo tenía mis top listas que ellos hacen pero tan personalizado no lo es, al menos aún no lo he descubierto y si lo tienen ya es muy tarde. Después entenderán por qué, aunque con el título ya lo deben sospechar.

Si, exacto! Eso! Acabo de volver a Spotify! Ya transferí mis listas de música a Spotify y espero que me venga con buenas sugerencias. Pero, en esto de organizar mi nuevo music stream me di con la super mega sorpresa de que Spotify realmente te encuentra la música que tenías desde el año del ñangué, o la que tienes en iTunes o quizá hasta las que tienes en CD´ s en el ático de tu casa! Porque en esta depuración y organización de canciones he encontrado canciones de hasta hace 12 años atrás! Canciones incluso hechas por el señor Bravo que me componía (las serias y las graciosas). Y realmente ha sido una muy grata sorpresa. Canciones de mi época en El Comercio que me recuerdan a Paola, o cuando ella cantó en el Tayta y me envió el audio! Canciones que el señor Bravo y yo grabábamos en nuestro mini estudio improvisado de la casa. Tantos recuerdos!

Así que la canción/video de la noche (quizá no debería tener un blogg sino un video blogg!) es ésta… “She is so beautiful” de Mike Scott.

Gracias a ti. Por enviármela en un cd, porque realmente estabas tratando de decirme todo eso pero a través de una canción y yo? Yo sólo lo presentía aunque no lo podía creer.

Y aquí estamos. Doce años después! A ti, esta canción.

 

 

“Me callo porque ha ganado la razón al corazón…

Pero pase lo que pase, y aunque otro(a) me(te) acompañe, en silencio te querré, en silencio te amaré, en silencio pensaré tan sólo en ti.”

En realidad estaba buscando otra canción. Una que contaba sobre una chica que mira en silencio a un chico en el tren, que se enamora de él en silencio y que cuando al fin decide hablarle y besarle, se mueren los dos. La canción era demasiado triste, un homenaje a las víctimas del atentado al tren de Madrid el 11 de mayo del 2004. Como no hace poco hemos vivido atentados de ese tipo también (o parecidos) y mi mente y corazón, aún siguen bastante aturdidos, sentí que no era la canción adecuada para compartir esta noche. Al menos que no era esa la sensación que quería trasmitir.

Es entonces que buscando esa canción de “La Oreja de Van Gogh”, encontré unos videos en vivo de esta banda que no escuchaba hace miles de años. Videos del 2013 dónde tocan con invitados. Y entre las canciones de esa presentación estaban dos (y seguramente más pero yo me quedé hipnotizada con dos) que no puedo dejar de escuchar/ver sus videos: “La Playa” y ” Deseos de cosas imposibles”.

Increíble lo parecida que tiene la voz la “nueva” vocalista (no es nueva pero como no recuerdo como se llama y no es la de la banda original) a Amaia (la vocalista original). Esto ya lo sabía pero al ver ese concierto me quedé en shock!

Bueno, volviendo al tema de las canciones o de lo que quería compartir, pues eso, que esta noche comparto dos temas muy lindos. El primero, “La Playa”, era hace muchos años (más de una década en realidad) una canción que asociaba a un ex con el que pasamos muchos años juntos. Y creo que ese disco lo compré junto con él en España, un verano que vivimos juntos en Burgos. Lo bueno es poder escucharlo ahora y sencillamente disfrutar lo maravilloso de las voces, la intensidad de las palabras al ser cantadas. Yo diría que esta versión es mucho mejor que la del video original.

El segundo tema, ” Deseos de cosas imposibles” es ya de un CD posterior a esos años turbulentos de mi juventud pero creo que antes no le había prestado la atención debida a su texto y por eso parte de él es el título de este post y el inicio del mismo. Además, reconozco también que me gusta mucho esta versión en vivo. Así que esta noche “os comparto” dos lindos temas que han despertado en mi, otra vez, porque ya me estaba pasando esto los últimos meses, las ganas de cantar. Hace años, realmente mucho ya, que no canto. Y La Oreja de Van Gogh era uno de los pocos grupos que tenía canciones que podía cantar. Pero es un poco tarde ya, el pequeño duerme y no quiero despertar al vecindario. Quizá mañana?

Mientras, disfruten estos dos videos! Con los dos acentos que más me gustan! El de España y el de Argentina! ❤

 

 

Lift me… lift me from the ground

Denne gangen må det være på norsk. Her skriver jeg kun på spansk, men akkurat denne post må nok være på norsk.

På vei til jobb i morges, nesten rett før en lang tunnel, begynte denne sangen. Det er lenge siden jeg har hørt den. Noen år kanskje? Og at det skjedde på en kald januar morgen gjøre det så spesielt. Volum var høyt, og alt, absolutt alt virket perfekt.

Minner, fine og gode minner: ” Our years, are years well spent, we may never find out where they went…”

Det er faktisk 10 år siden jeg flyttet til Norge 🙂 , det var januar og det var kaldt, veldig kaldt for jeg landet i Oslo, og når vi hadde reist til Bergen etter en eller to dag, så var det ikke så mye jeg kunne gjøre. Min kjæreste (på den tiden) gikk på universitet og jobbet mens jeg var hjemme og gjøre ikke særlig mye. Jeg snakket ikke norsk, jeg kjente ingen, jeg bodde på samme plass jeg bor nå men kjente ikke et eneste sjel. Og så var dette at jeg gråt hver gang jeg måtte vaske huset for jeg savnet hushjelpen min! He he! Bortskjemt “jenten” fra Lima 🙂 .

Jeg husker godt den ene lyse blå genser og en liten fin hvit jakke som jeg brukte mye på den tiden. Og denne sangen! Det var min kjæreste (nå min mann) som viste meg videoen (hvor hans venninne spilte trekkspillet sammen med Ane Brun og Madrugada).

Jeg tror denne sangen har gjort meg vondt helt siden jeg hørte den for første gang. Den har noe som gjør at jeg føler den i hele kroppen min. Og samme effekten hadde den i morges, pluss at volum var på sin maksimalt og at jeg sang…

Hvordan kan noe så vakkert med bare fine minner kan gjøre vondt?

Så, i kveld har Lille og jeg danset til denne sangen, han i armene mine mens jeg sang tett i det lille søte fjeset hans før han skulle legges.

For 10 år siden hadde jeg ikke tenkt en gang at jeg skulle gjøre noe sånt en dag. På samme plass, den samme måned, bare at det gjør vondt på en annen måte.

 

 

 

Super mami

El último año he leído mucho acerca de esas super madres que en realidad no existen tal como uno se las imagina. O sea, uno jura que son aquellas que combinan de manera perfecta el trabajo, los hijos, se ven radiantes, son perfectas esposas, amas de casa, todo al mismo tiempo; y todo lo hacen a la perfección.

Parece que no existen, que nos hacen creer que se puede, es otro tema! Y vaya que al tratarlo uno casi muere en el intento.

Claro, vale la aclaración: aquella que hace todo lo mencionado líneas arriba SIN ayuda de una nana y/o empleada! Porque así cualquiera sería una super mami.

Bueno, yo siento que desde anoche a las 20 horas, he sido una super madre! De esas que no me imaginaba que podía ser. El nene se enfermó ya desde el domingo, pero se puso peor el lunes o sea, ayer. Y sencillamente no quería ni podía dormir solo, a lo cual, esta madre de tendencias al apego muy fuertes, no dudó para nada en apagar las luces de la casa, ponerse su pijama, sacar al nene de su cuna y llevárselo a su cama porque, por experiencia, cuando están enfermos y te sienten cerca, duermen mejor.

Ocho y algo de la noche! No recuerdo cuándo ha sido la última vez que me acostara tan temprano. Quizá cuando estaba embarazada precisamente de él! Y que se me cerraban los ojos…

Fue una noche algo pesada, con fiebre alta por momentos, con quiero leche, quiero agua, necesito medicina. Y aún así dormimos bien. Casi un récord para el chiquito éste, no me hizo levantarme sino hasta pasadas las 8 de la mañana. Es decir, 12 horas de descanso. Interrumpidos pero realmente necesarios.

El día ha transcurrido entre ordenar la cocina, tomarle la temperatura, ir a la farmacia, llamar al médico, tomarle la temperatura (lo cual, así sea termómetro digital que mide en la frente, es una batalla), tratar de hacerle comer y beber, ver tele, estar juntos, hacerle dormir, cocinar, medirle la temperatura! Darle la medicina. Almorzar, ah si, también desayunamos… Así hasta que llegó la hora de ir a la clínica infantil y que le den el diagnóstico que más temía: es un virus. Digo, ese diagnóstico no es nada serio pero precisamente, si tan sólo le pudieran dar algo que le cure! Pero no, cuando es un virus sólo el tiempo lo cura 😦

Conducir a casa, verlo que se duerme, pensar ok, hoy lo acuestas más tarde, no hay problema. Intentar darle de comer, ordenar la cocina, dejar absolutamente todo listo para otra mala noche: agua en mi mesa de noche, medicinas para la fiebre en mi mesa de noche, termómetro en mi mesa de noche. Biberones listos en la cocina porque si quiere agua o leche. Inclinarle el colchón para que pueda respirar mejor.

Recién me siento sola ya en el sofá con esa sensación de super poderosa! Haber hecho esto sola, que quizá para muchas es su día a día pero para mi no. Sentir esa impotencia de estar sola, en otro país, que nadie puede estar contigo (el esposo está en el extranjero por viaje de trabajo), tener a mi madre a dos horas en avión de acá pero como ya llega en unos días no tiene sentido hacer tanto escándalo y cambiar su fecha de viaje, no, es que yo puedo sola. A veces, hasta yo misma me impresiono de lo que puedo ser capaz en situaciones como ésta.

Contener mi llanto mientras ingreso a la clínica, tratando de ser fuerte porque tengo miedo de lo que le haya dado a mi niño y porque estoy sola, si, hoy estoy completamente sola y con miedo de que mi pequeño tenga algo serio. Ese miedo que toda madre tiene, ese miedo que sólo otra madre te puede entender que tienes.

Al final hemos ganado. Yo he vencido mi miedo y mi soledad y mi pequeño ya dormido va luchando esa batalla que al final ganará.